martes, 18 de marzo de 2014

Reseña El libro de las maravillas y Cuentos asombrosos, de Lord Dunsany

El libro de las maravillas (The book of wonder
Cuentos asombrosos (Tales of wonder
Lord Dunsany (traducción de María M. Ponce, Adriana Velázquez y Nicolás Valencia Campuzano)
Alfabia 
295 páginas
Tanto "El libro de las maravillas" como "Cuentos asombrosos" son dos de los mejores libros de relatos de Lord Dunsany, en maestro del genero admirado, entre otros, por Lovecraft y Borges (que veía en él a un precursor de Kafka). Las historias de Lord Dunsany, llenas de una extraña poesía, mezclan lo enigmático y lo maravilloso en una evocadora atmósfera de ensueño, misterio y mito. En estas páginas sin desperdicio encontraremos centauros impetuosos que galopan hacia los confines del mundo, magos huraños que buscan el ingrediente secreto que les permita destruir Londres, barcos piratas a la fuga que deciden continuar su huida navegando por tierra firme, inquietantes tiendas donde la gente acude a intercambiar sus males y un extraño club para dioses olvidados... Todo un festín fabulador.

Ya os había comentado que quería hacer una mención a este libro que leí el mes pasado. No sé si se le podrá llamar reseña debido a mi incapacidad para hilar demasiadas palabras seguidas para hablar de un relato, pero no podía pasar sin recomendarlo. Lord Dunsany es un autor muy conocido, sí, pero cuando hablamos de la bloggosfera, los escritores más relevantes pasan a ser los eternos olvidados, y este autor ha sido relegado a un quinto plano absoluto y total. Así que hoy toca rescatar a este buen hombre que vivió en el siglo XX y a quien se le considera, ni más ni menos, como uno de los padres de la fantasía moderna. ¿Que queréis más? ¿Sabéis quién le consideraba su mayor influencia? Lovecraft. E infinidad de autores más contemporáneos -Tolkien y Guillermo del Toro entre ellos, si contamos al viejo Ronald como contemporáneo- le adora(ba)n. ¿Seguimos?

Preparaos para olvidar todo lo que pensabais hasta el momento acerca de los libros de relatos. Preparaos para dejar atrás unas historias con principio y final y completo sentido y lógica. Preparaos para sumergiros en un mundo totalmente distinto, en el que pese a reconocer algunos escenarios como Londres, también conoceremos otros como el litoral de Oora, los Confines del Mundo o la Ciudad de Jamás. Preparaos para conocer a deidades mayores y menores (¿se pueden establecer esas categorías?, ¿no son acaso todas las deidades tan grandes como lo sean sus adoradores?), esfinges, centauros, piratas, ninfas, reyes, caballeros, ladrones, asesinos, hombres locos, hombres cuerdos... la cosa suma y sigue. El caso es que todo eso podría tener una cierta lógica en manos de cualquier otro escritor; en este caso se convierte en una suerte de prosa poética que hará las delicias de todos aquellos que comprendan que no siempre es el contenido lo importante y que todo mejora bien contado y que desesperará a aquellos que busquen una lectura rápida y ligera. Que no es que no sea ligera -os recuerdo que son cuentos, quieras o no se leen muy bien-, pero lo cierto es que no se le puede negar que tiene un estilo tan marcado y particular que si te descuidas puedes terminar de leer una página y quedarte sumamente confuso. Solo hay que ver los títulos de los relatos (“La probable aventura de tres hombres de letras”, “De cómo llegó Alí a la Comarca Negra”...) para darnos cuenta de que estamos frente a algo muy especial que no debería dejarse pasar. Y como para muestra un botón, prefiero ilustraros con unos fragmentos de lo que podréis encontrar en el libro. Quedó lleno de post-its, pero estos son los que más llamativos me parecen.

Su padre había sido mitad centauro y mitad dios; su madre era la hija de un león del desierto y de aquella esfinge que vigila las pirámides: era más mística que mujer. 

¿Cuántas veces hemos visto la ciudad de Jamás, ese prodigio entre todas las naciones? No cuando es de noche en el mundo y no podemos ver más allá de las estrellas; no cuando el sol brilla donde moramos, encandilando nuestros ojos; sino cuando el sol se ha puesto en ciertos días de tormenta, compungido de pronto al atardecer, y aquellos resplandecientes riscos, que casi tomamos por nubes, se desvelan a sí mismos y el crepúsculo reina entre nosotros como reina eternamente entre ellos. 

En el Salón de la Antigua Sociedad de Lecheros, alrededor de la gran chimenea en el fondo, cuando los leños del invierno están ardiendo y todos los miembros están reunidos, éstos cuentan hoy en día, así como sus abuelos lo hicieron antes de ellos, por qué el lechero estremece cuando divisa la aurora.

Este anterior me gusta particularmente porque se trata del inicio de uno de mis relatos favoritos, “De por qué el lechero se estremece cuando divisa la aurora”. Si he atraído lo más mínimo vuestra atención, os ruego busquéis al menos este título en concreto en internet y empleéis unos minutos de vuestro tiempo en leer las pocas páginas que lo componen. Y anda, haceos un favor y leed también “La vieja mala vestida de negro”, que no cuesta nada. O el libro entero, qué narices... ay, perdón, que se me va.

Aprendí que el mal propio de un hombre es para éste la peor cosa que hay o pueda haber, y que un mal así desequilibra tanto las mentes de los hombres que éstos buscan siempre sus opuestos en aquella tienda sombría. Una mujer que no tenía hijos había intercambiado su infortunio con una criatura empobrecida y a punto de enloquecer que tenía doce. En una ocasión, un hombre había intercambiado la sabiduría por la locura. 

(hablando de unos piratas). Imagínatelos acercándose cada vez más al mar, todos hombres malos y, sin embargo, con un sentimiento como el que nosotros sentimos por nuestro rey, nuestro país o nuestro hogar, un sentimiento por algo que ardía en ellos con no menos ardor que nuestros sentimientos en nosotros, y ese algo era el mar.

Oye, Sasy, preguntaréis, Sasy, ricura, nena, Sasy, ¿por qué llenas esta reseña de citas y no dices nada? Porque supongo que esto no es una reseña. Tan solo quería dejar constancia aquí que tanto El libro de las maravillas (mucho) como los Cuentos asombrosos (más aún, para mí) son dos libros que merecen vuestro tiempo, vuestro dinero y vuestro espacio. Voy más lejos. Comprad la edición que leí yo, la de Alfabia. Es cara (22€) y pequeña, pero vale cada euro; libro, autor, prefacio, introducción, gramaje y todo hacen que lo valga. Porque esa es otra. El “prólogo” es un poema increíble firmado por Lovecraft -un escritor mediocre, decía. No voy a escribir más, decía. Anda, cállate, Howy-, y el prefacio de Cuentos asombrosos, una carta al frente de batalla escrita por el mismo Dunsany (no sé dónde pueda estar cuando leáis este prefacio...), son ambos en sí mismos pequeñas obras de arte enternecedoras y brillantes. De principio a fin es una lectura maravillosa que no vais a lamentar para nada. Leedlo, de verdad. Pero no lo hagáis por mí, hacedlo por vosotros. O por los olvidados libros de relatos, o por los olvidados clásicos, o por ese autor que siempre recomendáis en vuestro blog pero a quien poca gente lee. Leedlo y viajad. Yo por lo pronto estoy en busca y captura de más libros o relatos que haya escrito, o incluso de algo por el estilo... ¿alguna recomendación?

8 comentarios:

  1. Amo mucho esta reseña y amo mucho que no se lean las mismas chorradas de siempre. No he probado nada de Lord Dunsany, pero me has dejado con la baba por el suelo. Además, me consta que los 22€ que vale el libro estarán bien invertidos porque Alfabia se curra sus ediciones. Y aunque no fuera así, tiene títulos imprescindibles como Diez de diciembre, libro que también es de relatos y que te recomiendo a la de YA. Besos!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué no conocía a este autor? ¿POR QUÉ? Hace unas semanas que tengo un mono de fantasía increíble ("terminar" la saga de Canción de Hielo y Fuego tiene sus consecuencias) y la verdad es que he leído muy pocos clásicos y libros de relatos y ninguno de fantasía, así que… blanco y en botella. Espero que me gusten los relatos tanto como a ti *-* ya te contaré cuando lo lea.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego se nota lo que querías conseguir con esta "no reseña" y desde luego, lo consigues, porque ya mismo voy a buscar esos dos libros de relatos! pintan muy bien y es una alternativa muy buena para leer fantasía sin enfrascarte en sagas apabullantes y complejas, con ese toque de originalidad que desde luego se nota que desprenden esas pequeñas historias. Ya te contaré cuando consiga hacerme con ellos!
    Gracias :)

    ResponderEliminar
  4. Este no lo conocia, pero seguro me lo guardo :D

    ResponderEliminar
  5. Hola!!
    No conocía de nada el libro y si no fuese por tu reseña en realidad no consideraría ni echarle una segunda mirada, pero espero leerlo en algún momento, cuando los exámenes no me acosen.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. Las citas que has puesto me han dejado enamorada y ahora necesito leerlo. Justo buscaba hace unos días libros de relatos y autores pocos conocidos. Así que veré si lo puedo encontrar por ahí. A mi particularmente me encanta leer este tipo de libros o relatos sueltos, como sea. Entonces debo agradecerte que nos hables de Lord Dunsany.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Hola, acabo de iniciar el proyecto 365: escribir un relato por cada día del año. He visto tu blog navegando por internet. Si quieres seguirme, mi blog es: http://pepitas-de-oro.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por la reseña. Lo leeré.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar! Me interesa mucho tu opinión, pero recuerda que si vas a dejar algún spoiler, avisa. ¡Y nada de URLs ni de publicidad abusiva o te muerdo! Por lo demás, soy buena gente, así que intentaré responderte.