miércoles, 17 de diciembre de 2014

Reseña Middlesex

Middlesex 
Jeffrey Eugenides (traducción de Benito Gómez Ibañez)

673 páginas | 2002
4♥ en Goodreads

Jamás había visto a nadie con tantas pecas. A partir del puente de su nariz, se había producido una especie de Gran Explosión, y la fuerza del estallido había arrojado galaxias de pecas que se precipitaban y flotaban por todos los rincones de aquel universo de sangre caliente. Tenía racimos de pecas en brazos y muñecas, toda una Vía Láctea extendida por la frente, incluso unos chisporroteantes quásar lanzados por la cavidad sideral de sus oídos.




Leí Las vírgenes suicidas el curso pasado, y quedé subyugada por completo por la escritura del autor y por la sobrecogedora historia que contaba. No era difícil deducir que tarde o temprano leería las otras dos novelas de Eugenides (la que hoy nos ocupa y La trama nupcial). La elegida fue Middlesex, ganadora del Pulitzer en 2002 y seleccionada para leer en Noviembre en el Project, novelón (literal y figuradamente) que narra ocho décadas en la vida de una familia hasta la madurez del personaje principal, Cal. Desde una Grecia arrasada por los turcos hasta los suburbios de Detroit, este proyecto, calificado como proyecto de la famosa "Gran Novela Americana", supone un recorrido por la historia de los Estados Unidos y una experiencia de lectura única, debido sobre todo a la particularidad de su protagonista (que es intersexual, es decir, que posee genitales de ambos géneros y discrepancias entre sexo/género, lo que supone en muchas ocaciones disforia; en este caso, nadie sabe qué le pasa a Cal y por qué le pasa hasta muy entrada la novela).

¡Háblame, musa, de la mutación recesiva ligada a mi quinto cromosoma!

Eugenides nos cuenta la historia de Cal en vueltas al pasado: el lector ha de asumir como natural que el protagonista recuerde (¡obviamente!) todo lo que sucedió en su familia desde que sus abuelos eran adolescentes y que sea él quien nos lo cuente desde su presente en Berlín, desde una óptica ligeramente humorística. De manera paralela y en breves fragmentos, vemos qué está pasando ahora en la vida de Cal, lo cual no deja de ser estupendo para asegurarnos que todo mejora. Sin duda, lo que más impresiona es el trabajo detrás de cada una de las páginas, la meticulosidad de las descripciones y en general la potencia narrativa de Eugenides que, desde luego, se confirma como uno de esos autores que ¿por qué no han escrito más? (¿y por qué aún no tengo La trama nupcial?). Me dejó impersionada con su primera obra, pero hay que reconocer que esta es aún más magistral: donde Las vírgenes era sencillez, limpieza y minimalismo -si es que se puede definir así-, Middlesex es un increíble despliegue de todos los recursos narrativos de que dispone el autor. Destacar que conocer los mitos griegos no está de más, no solo los conocidos por todos sino también esos que están más enterrados y que forman un importantísimo papel en esta obra. Yo, que nunca he conocido a fondo la cultura griega y no he leído Antígona, ya le he hecho un hueco (mental) entre mis lecturas de estas navidades para ponerme un poco a tono.

Tantas cosas pasaban en aquella estancia de cuatro metros de ancho por seis de largo: hablaba Dios, se explicaba la Creación, mi abuela renunciaba a su raza, y eso sólo para empezar.

Hay libros de los que no hay nada que decir. De mis últimas lecturas poco se podía sacar en claro a la hora de reseñar, ¿a quién le interesa leer nada más que maravillas y alabanzas a un autor muerto tiempo atrás? De esta novela, aunque sí se pueda decir, no seré yo quien lo haga, puesto que aunque me pasaría horas hablando de ella, casi que solo saldrían palabras buenas de mi boca. Sin embargo, decidí darle a Middlesex un espacio en este rincón ya casi muerto y enterrado. No convertiré esto en un tirón de orejas a cierta parte de la bloggosfera literaria, pero es cierto que es difícil encontrar este tipo de libros entre las publicaciones diarias. Están en ese limbo que hay entre los clásicos y "eso" que sacan muchas editoriales hoy día (disculpad, he de ir a santiguarme), y no se tiene en cuenta. Por otro lado, he visto a mucha gente leer la otra novela del autor, siendo esta, a mi parecer, mucho más llamativa, curiosa en temas e increíble en escritura. Que sí, que la primera mitad es mejor que la segunda, que avanza más con la trama y pierde un poco la magia, y que al final se hace corto (¡sí, estas 700 páginas se quedan cortas para contar la historia de Cal!)... pero así y todo, eso no quita la melancolía transmitida, la gran historia, los personajes, etc. Si no lo leéis, nunca conoceréis a la familia de Cal ni al Oscuro Objeto.


Pero oye, vosotros sabréis.

9 comentarios:

  1. Yo lo he dejado aparcado para ponerme con El Arco Iris de Gravedad, a ver si este mes no fallo con el Project! Que menudo bochorno con Middlesex... ajajajaja y eso que cuando lo cogía me encantaba!

    ResponderEliminar
  2. jajaja pues no es mi estilo, pero igual me animo :)
    un beesito

    ResponderEliminar
  3. Gracias por reseñar libros distintos a los que vemos en todos los blogs; incluido el mío, claro.
    La verdad es que me llama la atención. Aprovecharé estas fiestas para ponerme con él.

    Un saludo y enhorabuena por el blog. Es muy interesante.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    También lo leí el mes pasado y realmente fue LA obra del mes, para mi al menos. Una pasada, mucho mejor (a mi parecer) que la primera. De tu reseña, creo que me quedo con el:
    "se confirma como uno de esos autores que ¿por qué no han escrito más? (¿y por qué aún no tengo La trama nupcial?)." Por eso. Porque esa frase está en mi cabeza desde que acabé Middlesex. Y lo peor es que por otro lado no quiero leer La trama nupcial, porque entonces ¡Ya no me quedará nada por descubrir de Eugenides! ;____;

    Totalmente de acuerdo con tu última reflexión, por cierto.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho Las vírgenes suicidas, así que tenía curiosidad por leer ese libro y ahora, tras tú reseña, le tengo más ganas.

    ResponderEliminar
  6. Pues si que coincidimos poco en Middlesex, pero bueno nos gusta, que es lo mas importante.Aunque si que tengo que decir que sigo prefiriendo Las virgenes suicidas, y no porque lo considere mejor, esto tal vez sea algo mas personal, pero a mi Las virgenes me llego mucho, me dijo tanto.Y Middlesex si que lo veo como un paso adelante en la carrera de Eugenides, pero en ambito mas personal y subjetivo Las virgenes ocupa mucho mas mi corazon.Pero igual de Middlesex todo es genial, aunque me asombra leer en la reseñas que os gusta a los que hicimos la LC mas la primera parte.A mi me gusto, claro que si, pero es que cuando llega a la parte de Cal es que no tiene nombre *_*

    Y nada que hay que leer La trama nupcial pero ya, deberíamos hacer una LC los fanses de Eugenides.

    un beso

    ResponderEliminar
  7. Es la única novela que he leído de Eugenides y me gustó tanto que me temo que las vírgenes no me convenza tanto, Cal es un personaje estupendo, me encantó recorrer tantas cosas desde su visión de la vida, a su ritmo en ciertos tramos, pero me gustó. Lo del oscuro objeto me pareció una maravilla dentro de la novela. Y por cierto, con La trama nupcial he encontrado tantas divergencias que será la última.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las vírgenes, comparada con esta otra,"no es para tanto". Sí es una novela mucho más intimista y excelentemente escrita,así que es muy recomendable. ¡Pero por dios,no me inquietes con La trama nupcial! Tengo muchas ganas de leerla, pero que sea la última novela disponible del autor me da muchísima pena :(

      Eliminar

¡Gracias por comentar! Me interesa mucho tu opinión, pero recuerda que si vas a dejar algún spoiler, avisa. ¡Y nada de URLs ni de publicidad abusiva o te muerdo! Por lo demás, soy buena gente, así que intentaré responderte.