lunes, 16 de septiembre de 2013

La elegancia del erizo, de Muriel Barbery

La elegancia del erizo (L'élégance du hérisson) · Muriel Barbery (traducido por Isabel González-Gallarza) · Seix Barral · 367 páginas · 19'50€ · Septiembre 2007
En el número 7 de la calle Grenelle, un inmueble burgués de París, nada es lo que parece. Dos de sus habitantes esconden un secreto. Renée, la portera, lleva mucho tiempo fingiendo ser una mujer común. Paloma tiene doce años y oculta una inteligencia extraordinaria. Ambas llevan una vida solitaria, mientras se esfuerzan por sobrevivir y vencer la desesperanza. La llegada de un hombre misterioso al edificio propiciará el encuentro de estas dos almas gemelas.
Juntas, Renée y Paloma descubrirán la belleza de las pequeñas cosas. Invocarán la magia de los placeres efímeros e inventarán un mundo mejor. La elegancia del erizo es un pequeño tesoro que nos revela cómo alcanzar la felicidad gracias a la amistad, el amor y el arte. Mientras pasamos las páginas con una sonrisa, las voces de Renée y Paloma tejen, con un lenguaje melodioso, un cautivador himno a la vida. 
La elegancia del erizo fue un best-seller hace tiempo, uno de esos libros que aparecían por todas partes como la nueva “maravilla” de la literatura contemporánea, con un montón de gente que lo amaba y otros tantos que lo odiaban. Mi madre siempre me decía que tenía que leerlo así que ya lo había empezado más veces; no ha sido hasta ahora cuando me he decidido a acabarlo. Y el resultado... ahora os digo.

Lo primero de todo es que creo que esta es una novela de personajes, apenas hay trama y lo que nos cuenta es todo a partir de las reflexiones y pensamientos de las dos protagonistas. Estos son muy reales y, aunque unos me han gustado y otros no, tengo que reconocer que están perfectamente construidos. Por un lado está Reneé, una mujer culta que esconde su inteligencia bajo un traje de portera; este personaje me ha enamorado, me ha resultado increíble y sus partes eran las que más disfrutaba. Luego tenemos, por el otro lado, a Paloma, una repelente niña de 13 años también sumamente inteligente pero cuyas inspiraciones son... curiosas. Paloma no me ha caído nada bien, no logré congeniar con ella ni entenderla, aunque es verdad que sus reflexiones eran bien curiosas (mención al diario del movimiento del mundo, aw).

Hay algún otro personaje, como cierto japonés, pero la verdad es que me ha resultado bastante claro que los más importantes son estos dos. Si bien es el hombre el que “activa” los engranajes que van a terminar de formar la trama de la novela, el que va a conseguir que todo comience a funcionar y se junte... nada habría sido posible sin Reneé y Paloma -sobre todo Reneé, tsk-. También contamos con varios gatos, un enormísimo amor por la literatura y el arte en general y un título estupendo. Porque, eh, ¿os habéis dado cuenta de lo metafórico del título? No me voy a poner a divagar aquí acerca de la elegancia de este animalito tan mono, pero está ahí.

Como ya os he dicho, había comenzado a leer este libro en dos ocasiones y en ambas me había atascado en las primeras 20 páginas. Creo que me motivé mucho, ya que para pillarle el truco al estilo de Barbery es necesario un poco de bagaje literario, quizá haber leído algún clásico... y paladearlo sin prisa. Hay muchas reflexiones, se citan libros (Ana Karenina, sobre todo), películas, corrientes filosóficas... y hay que tener los cinco sentidos puestos en el libro. La escritura es pomposa, pero muy elegante, y según van pasando las páginas y te vas haciendo más al estilo se convierte en toda una delicia. Me ha sorprendido en este aspecto por el hecho de que se vendió mucho incluso a gente que no suele leer, no parece una lectura de ese estilo, de esas que venden miles de ejemplares (como, qué sé yo, los libros de Dan Brown, que si no me equivoco suelen ser más amenos).

Pese a este estilo tan engolado que os he comentado, el libro es muy ameno gracias a que una de las protagonistas, la portera, es capaz de hacernos sonreír o pensar con unas pocas palabras. La verdad es que engancha desde los primeros capítulos -no desde las primeras páginas, que asustan un poco xD- y que desde ese momento es una lectura de lo más disfrutable y que, en mi caso, me mantuvo pegada a las páginas hasta el final. Final que, por cierto, no esperaba que fuese así y me dejó totalmente noqueada, porque... ¿en serio algo así tenía que pasar? No me malinterpretéis, me ENCANTAN este tipo de finales porque son muy realistas, pero... ay, jo. Qué impresión más grande.

Poco más queda ya por comentar, la verdad es que cuando un libro me ha gustado mucho, mucho, se me repiten los adjetivos a la hora de hacer la reseña (sería mucho mejor hacer una recomendación y pista, pero qué se le va a hacer). Yo os aconsejo de veras que lo leáis, aunque le tengáis un poco de miedo. Os guste o no, vais a encontrar una novela diferente que con un poco de suerte os haga pensar. Y si queréis acercaros a la historia, hay una película disponible, ahora bien, no la he visto, así que no puedo deciros nada. Si alguien la ha visto y quiere decirme si está bien o no, bienvenido sea :)

La elegancia del erizo pasa directamente a mi lista de mejores lecturas del año. Barbery ha sabido hechizarme con una historia preciosa y una protagonista con mucho que contar, además de unas reflexiones maravillosas que no me han dejado indiferente y que no puedo menos que recomendar a todo el mundo.  

13 comentarios:

  1. Yo hace ya tiempo que lo leí (cuando estuvo tan de moda) y la verdad es que lo disfruté mucho. Sí que es verdad que las primeras páginas "asustan" un poco, pero merece la pena continuar porque después engancha.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Es un libro que leyó mi madre y mi tía y que les gustó mucho, espero darle pronto una oportunidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Lo he leído hace bastantes años y recuerdo que me gusto mucho, lo apuntaré para volver a leerlo porque no me acuerdo muy bien ^^
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Me muero de ganas de leerlo desde hace mucho!
    besos

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo en mi estantería esperando desde hace tiempo. Mi madre lo leyó y le gustó mucho y mi tía me recomendó encarecidamente la película. He visto algunas partes y la verdad es que tenía buena pinta, pero quiero leer el libro antes. Las ganas que le tengo vienen, de hecho, por la buena impresión que me dejó el film y el llamativo título que desde luego invita a pensar que será algo original y diferente. Espero leerlo pronto.

    ¡Gracias por la reseña! Saludos^^

    ResponderEliminar
  6. este libro si que fue muy popular en sus dias, a mi no me llama especialmente :)
    beso

    ResponderEliminar
  7. Yo lo he leído dos veces y me encantó. La primera vez me costó un poco cogerle el ritmo pero merece la pena leerlo =)

    ResponderEliminar
  8. Me la recomendó mi profesora de francés pero no le hice mucho caso ya que quería que lo leyese en francés y a mí como que me cuesta. Pero tras leer la reseña debo decir que he cambiado de opinión aunque no lo leeré en francés :).

    ResponderEliminar
  9. No paro de ver reseñas positivas de este libro y no termina de llamarme. Tengo la sensación de que no es para mí... :(

    ResponderEliminar
  10. Lo compré cuando se puso tan de moda y aún no lo he leído. Es para matarme, pero en su momento me asustó un poco ver tantas opiniones contradictorias.
    A ver si lo leo pronto que me has animado con tu reseña.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Pues se ve interesante, no he escuchado mucho de él. El título llama mucho la atención y quisiera saber cuál es esa metáfora... En fin, lo buscaré, quizás tenga suerte.

    ResponderEliminar
  12. Una lectura diferente al parecer, y ami me gusta leer cosas diferentes por lo que dejaré anotado este título por ahí =)

    Bye

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar! Me interesa mucho tu opinión, pero recuerda que si vas a dejar algún spoiler, avisa. ¡Y nada de URLs ni de publicidad abusiva o te muerdo! Por lo demás, soy buena gente, así que intentaré responderte.